23/6/17

Dr. Gustavo Feldman (Argentina)

Juicio por jurado: una involución

Dr. Gustavo Feldman
Abogado rosarino
Santa Fe - Argentina

Extractos:

El sistema de enjuiciamiento que se pretende aplicar en la provincia de Santa Fe es irracional por la forma y la sustancia. Es injusto, pero además no es republicano, representativo ni federal.

En un país en el que la anomia es común denominador entre administrados y administradores, incluyendo aquellos que administran justicia, en una sociedad en la cual no hay estamento más corporativo y mas cercano a lo feudal que el Poder Judicial, no sorprende que resulte atractiva una antigualla histórica, cultural y social como el juicio por jurados. Sepultado en el olvido por 150 años, ahora parece ser la respuesta de los administradores públicos para legitimarse con los administrados ante la desconfianza generalizada de estos por sus jueces.

La irracionalidad de este sistema de enjuiciamiento deviene por la forma y por la sustancia. Un sistema en el cual el jurado o los jurados resuelven lo que quieren y "cómo" quieren sin necesidad de dar fundamento de la decisión, sin necesidad de que siquiera exista algún fundamento.

Un sistema irracional y por ende intrínsecamente injusto que permite condenar a alguien a prisión perpetua sin explicarle por qué.

Que impide una adecuada defensa y viola el derecho humano a la segunda instancia que desde 1994 tiene rango constitucional en la República Argentina, porque el condenado no sabe que está apelando y por qué está apelando. Este derecho inalienable está en el Pacto de San José de Costa Rica y en el Pacto de Derechos Civiles y Políticos que integran el "bloque constitucional", incluso por encima de las pautas del derecho constitucional doméstico en las que se habla de juicio por jurados.

Este sistema de enjuiciamiento si se pretende aplicar en el ámbito provincial invocando —como lo hace el proyecto del Poder Ejecutivo provincial— la normativa constitucional nacional se da de bruces con el artículo 1° de la misma que consagra un sistema de gobierno republicano, representativo y federal. Pues no respeta el federalismo: la Constitución de la provincia de Santa Fe prevé un sistema de enjuiciamiento penal "oral y público" (no habla de juicio por jurados) pero además dice que el Poder Judicial lo ejerce la Corte y demás tribunales inferiores; y además impone en su artículo 95 que toda decisión de autoridad pública debe ser fundada bajo pena de nulidad.

Tampoco es un sistema republicano. Lo republicano refiere a lo público, a lo transparente, a lo que tiene fundamento para que pueda ser debatido y criticado, nunca a lo obscuro, lo oculto, lo infundado.

Y mucho menos es representativo. A los jurados no los elige nadie —se los inviste como tal por un sorteo— , solo el azar, y por ende no representan a nadie, ni resuelven en nombre de nadie. Basta leer o ver como actualmente se manipula la elección, selección y unción de un jurado para advertir que la cantinela de que "juzga la propia sociedad" es una mentira.

El proyecto enviado a la legislatura adolece de las falencias propias de este sistema y además de algunas propias agregadas cuyo detalle excede a este breve comentario.

En resumen: un sistema de enjuiciamiento penal falaz, solapado, arbitrario; usado históricamente por las máximas expresiones de la cultura colonialista por un lado y la concepción imperial y vigiladora global por el otro. Un sistema para perpetuar el racismo y la discriminación, y en su momento para seguir con la vigencia de la pena de muerte cuando toda Europa la había derogado.

No hace falta que quien proponga el juicio por jurados no sea un demagogo para criticar severa y seriamente lo que sin dudas será una involución jurídica y un esquema de administración de injusticias, hijas de la ignorancia, la improvisación y hasta de la malidicencia o el delito.


Dr. Gustavo Feldman
Abogado rosarino

Diario La Capital - Rosario - Santa Fe - Argentina
23 de junio de 2016

8/6/17

Dr. Eugenio Raúl Zaffaroni (Argentina)

Una institución con inconvenientes

Dr. Eugenio R. Zaffaroni
Ex ministro de la C.S.J.N

Extractos:

Es una institución que aún tenemos en prueba, veo inconvenientes. La dificultad que veo es cuando se le pregunta (al jurado) si hubo una legítima defensa, un error vencible o invencible, un estado de necesidad, o la misma inimputabilidad.

Lo cierto es que hubo algunos episodios que provocan ciertas dudas. La “emoción” que mostró el jurado que condenó a Farré, en contraposición con la imagen “impermeable” que muestran los magistrados, es una de ellas.

Pero también la falta de “aislamiento”, que está incluso previsto por la ley sancionada en 2013: luego de jornadas extensas de debate, los jurados se retiraban a sus hogares, y podrían estar en contacto con posibles formadores de opinión respecto al caso del que deben definir.

Se deben manejar conceptos técnicos, que el juez no puede explicarle al jurado en cinco minutos. En lo práctico, es caro y no es posible tener a 12 personas presas, deberíamos superar esos juicios que duran semanas.


Dr. Eugenio Raúl Zaffaroni
Ex ministro de la Corte Suprema de Justicia

Los juicios por jurado, al banquillo: pros y contras del sistema que condenó a Farré
Por Agustín Gulman

Big Bang! News
7 de junio de 2017

6/6/17

Manuel Pagliaroni (Argentina)

El jurado ante posibles presiones y amenazas

Manuel Pagliaroni
Diputado por Cambiemos
Provincia de Chubut
Argentina

Extractos:

El juicio por jurados merece una discusión profunda. No es algo con lo cual se pueda avanzar tan rápida y livianamente porque hay algunos aspectos que podrían tener injerencia negativa.

Es un problema la real libertad que tendría un jurado para emitir su voto, sobre todo de culpabilidad, sobre un homicida. Si una familia vinculada al delito quisiera averiguar los antecedentes de un jurado tendría posibilidades de presionarlo, amenazarlo o ir más lejos, sobre todo en comunidades chicas como las nuestras.
 

Manuel Pagliaroni
Diputado de Cambiemos - Provincia de Chubut - Argentina

La aplicación del sistema de juicio por jurados continúa en debate
Nota de tapa

El Diario de Madryn
7 de junio de 2016

Dr. Mauricio D'Alessandro (Argentina)

Juicios por jurados: El fantasma de O.J. Simpson

Dr. Mauricio D'Alessandro
Abogado

Extractos:

Desde hace dos años está en vigencia la ley que implementa el juicio por jurados en la Provincia de Buenos Aires. El sistema, previsto en la Constitución Nacional hace más de 150 años, ya se aplicaba en Córdoba y Neuquén.

Más allá de pequeñas diferencias, en las tres jurisdicciones hay un patrón común. Simples ciudadanos integrando los jurados, unanimidad para cadena perpetua (aunque en la práctica no es algo que suele cumplirse), más de quince años de mínima para los delitos en juzgamiento y la sensación de que “la gente” es, cuando le toca “juzgar”, mucho más dura que los jueces profesionales.

Sin embargo eso no parece ocurrir en la provincia de Buenos Aires. De los primeros 70 juicios, la mitad tuvieron sentencia absolutoria. En Bahía Blanca, por ejemplo, 8 de los primeros 10 imputados se fueron libres a sus casas.

El apotegma del ciudadano asqueado que inmortalizó Susana Giménez, “el que mata debe morir”, parece tener más éxito en la televisión que en la vida real.

Para colmo, acecha el fantasma de O. J. Simpson. Absuelto gracias a una genialidad de su abogado Cochrane, la estrella del fútbol americano y asesino de su ex esposa, confesó años después que su juicio fue una farsa y que, como muchos suponían, fue él quien la mató. La confesión llegó mientras purgaba una condena pero por otro caso: una extorsión.

Netflix contó la historia del jugador de Fútbol Americano en seis capítulos. En ese espejo se deben estar mirando hoy los 12 jurados, la querella y el abogado defensor de Farré, Adrián Tenca, de vasta experiencia en estas lides. Que sea justicia.
 

Dr. Mauricio D'Alessandro
Reconocido abogado de los medios

Juicios por jurados: El fantasma de O.J. Simpson
Sociedad

Revista Noticias
6 de junio de 2017

15/5/17

Rosendo Rodríguez Labat (Argentina)

El juicio por jurados es un engendro jurídico-populista

Rosendo Rodríguez Labat
Periodista

Extractos:

Por temor a las represalias de los allegados, ya sea por lazos familiares o de amistad de quienes resulten condenados, como también puede ocurrir en los casos de absoluciones, donde los protagonistas de esas represalias saldrían del entorno de las víctimas, que se considarían burladas, cómo pueden imaginarse los impulsores de ese engendro jurídico-populista que en su original versión criolla, tendrá a su cargo el juzgamiento de los acusados por la comisión de delitos que en el Código Penal castiga con más de catorce años de prisión, que en esta provincia donde todos nos conocemos, no va a ocurrir lo mismo.

Todavía no ha sido tratado por la Cámara de Diputados, y ya el clima es francamente adverso. Y esa adversidad está plenamente justificada, porque se fundamenta en el temor a la venganza de los afectados por sus fallos. Ese temor no es un invento nuestro ni de conjeturas caprichosas. Está avalado por una realidad en la que están inmersos todos los habitantes de la provincia. No hay delito en el catálogo de la delincuencia, que no ocurra en el Chubut. Y que el temor de denunciarlos y reconocer a sus autores, no es una hipótesis. No son predicciones de Horangel, son experiencias cotidianas.

Esto, mejor que nadie lo saben quienes mañana o pasado mañana querrán ser más papistas que el Papa y con tanta irresponsabilidad como inconsciencia, no vacilarán en levantar la mano para aprobar un proyecto de perceptible tufillo demagógico y electoralista, que bien puede interpretarse como el tácito reconocimiento a las falencias de la Justicia provincial.

A raíz de una información publicada en EL CHUBUT, que daba cuenta de las dificultades que había en la provincia de Buenos Aires para constituir los juicios por jurados, por las razones apuntadas, en un ingenuo intento por minimizar el temor de la gente para integrarlos, no faltó quien aclarara que el voto del jurado, en el proyecto del oficialismo, sería secreto. Nos parece de una puerilidad inconcebible ese argumento, toda vez que es harto sabido cuán difícil será mantenerlo cuando son muchos los comprometidos.


Rosendo Rodríguez Labat
Periodista y colaborador de Diario El Chubut

El secreto del voto del jurado, un argumento pueril y poco convincente
Opinión

El Chubut
15 de mayo de 2017

12/5/17

Rosendo Rodríguez Labat (Argentina)

El rechazo al proyecto de juicios por jurados

Rosendo Rodríguez Labat
Periodista

Extractos:

Es probable que no sería fácil encontrar en la historia democrática del Chubut iniciada en 1958, que un proyecto de ley emanado del Poder Ejecutivo haya generado tanto rechazo popular como los relacionados con la la instauración de los juicios por jurados que tendrían competencia para resolver causas por determinados delitos para los cuales el Código Penal fija prisión superior a los catorce años de cárcel. Se lo cuestiona, no sólo por su contenido, sino también por la inoportunidad en la que fue presentado.

En lo que atañe al juicio por jurados la preocupación de la gente es mayor porque irresponsablemente e insensiblemente se pone en riesgo su seguridad al obligarla a juzgar a delincuentes que cometieron delitos con penas superiores a los catorce años de prisión, lo que ya de por sí configura la peligrosidad de los mismos. La principal oposición a la creación de los tribunales populares, consiste generalmente en el grado de vulnerabilidad a la que estarán expuestos quienes los integren, ante las posibles venganzas de los familiares y amigos de los condenados. O, en caso contrario, de los absueltos.

La prensa del país, diariamente nos tiene informados de hechos de esa naturaleza, lo que nos exime de abundar en mayores comentarios. No es el momento. La peligrosidad delincuencial no tiene códigos, no tiene límites. El hampa no perdona. Para el hampa, cualquiera sea el nivel de sus integrantes, la vida humana no tiene valor.

Los legisladores que deben expedirse sobre ese trasnochado proyecto, antes de levantar la mano deberán consultar con sus conciencias. Si lo hacen, posiblemente lleguen a la conclusión de que la obediencia debida debe desecharse cuando está en juego la vida humana. Por haberse hecho un culto de ese concepto castrense, todavía estamos llorando a las víctimas.


Rosendo Rodríguez Labat
Periodista y colaborador de Diario El Chubut

El proyecto de juicios por jurados con similar rechazo al del Senado
Opinión

El Chubut
12 de mayo de 2017

10/5/17

Dr. Luis López Salaberry (Argentina)

El juicio por jurados evidencia severas fallas

Dr. Luis López Salaberry
Abogado trelewense

Extractos:

Luis López Salaberry advirtió que el sistema de juicios por jurado está en retroceso en el mundo. Lo dijo en diálogo con radio Chubut el conocido penalista de Trelew, quien se manifestó en contra de esta metodología que se quiere imponer en Chubut copiando modelos de otras provincias donde el sistema evidencia severas fallas.

Según el abogado, la iniciativa está fomentada por el Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP) que lo plantea como una idea romántica y lo vende como que es una forma de participación popular.

Sin embargo esto en Chubut sólo se pudo observar en el claustro universitario donde se hacen “simulacros” de juicio por jurado.

En la realidad ocurren casos como el que se conoció recientemente en la provincia de Buenos Aires, donde no se pudo constituir el jurado porque muchos de los convocados tenían miedo frente a una causa de narcotráfico sobre la que fueron citados para que dictar sentencia.

“Los simulacros que se hacen en la universidad jamás van a tener los problemas cotidianos que se presentan porque son simples ensayos de laboratorio” aseguró López Salaberry.

Sobre el tema del temor de los ciudadanos, el penalista lo planteó como un aspecto central porque en nuestro caso los ciudadanos citados a ser jurados terminarán esa tarea y al día siguiente volverán a su vida cotidiana.

No es como el juez que tendrá siempre la defensa institucional y la custodia que le proveerá el propio Estado.

Consideró inconstitucional que el jurado no tenga que fundamentar su fallo porque además eso le quita herramientas a quien quiera apelar, ya que no sabrá qué argumento atacar de los jurados porque estos no lo expusieron.

Y como si fuera poco, en un caso de absolución las víctimas de un hecho no tendrán la posibilidad de apelar, aunque sí el acusado si es hallado culpable.

Para López Salaberry la única salida para que el juicio por jurados se implemente es que se dicte a nivel nacional una norma general y cada provincia se adapte a ella con las particularidades que cada uno crea, pero de ninguna manera hacerlo como islas en cada provincia.


Dr. Luis López Salaberry
El ex secretario de Educación del Chubut y abogado trelewense.

Luis López Salaberry advirtió que el sistema de juicios por jurado está en retroceso en el mundo
Trelew - Provincia de Chubut - Argentina

AM 580 - LU 20 Radio Chubut
10 de mayo de 2017

Dr. Juan Pablo Fernández (Argentina)

El juicio por jurado en la provincia de Buenos Aires deja bastante que desear

Dr. Juan Pablo Fernández
Fiscal General de Bahía Blanca
Argentina

Extractos:

Lo reconoció el fiscal general del departamento judicial de Bahía Blanca, Juan Pablo Fernández, en diálogo con radio Chubut esta mañana.

El último juicio debió suspenderse y convocar a otros integrantes porque la mayoría de los convocados fueron recusados tras manifestar “tener miedo” para dictar veredicto frente a un caso de narcotráfico.

Fernández explicó cómo es el mecanismo de selección del jurado que consiste en convocar a medio centenar de ciudadanos de los cuales quedan 12 titulares y 6 suplentes tras sortear una serie de encuestas donde se determina si algún factor puede afectar su imparcialidad.

En el último caso fracasó la constitución del tribunal porque muchos manifestaron tener miedo, otro no estaba de acuerdo con la penalización de la droga y hasta existió un caso que planteó una cuestión de género.

El fiscal general recordó que en esa provincia convive el juicio oral y público como el que existe en Chubut con el juicio por jurado, pero por este sistema sólo se atiende el 2 por ciento de los casos.

Para el penalista, el sistema no es bueno porque entre otras cosas el jurado no tiene la obligación de fundamentar el veredicto.

Otra falla que observó desde la experiencia es que a la absolución la impone la minoría.


Dr. Juan Pablo Fernández
Fiscal General de Bahía Blanca, Pcia. de Buenos Aires, Argentina

El juicio por jurado en la provincia de Buenos Aires deja bastante que desear
Reportaje

AM 580 - LU20 Radio Chubut
10 de mayo de 2017

9/5/17

Dr. Juan Pablo Fernández (Argentina)

Es entendible el temor de los miembros del jurado

Dr. Juan Pablo Fernández
Fiscal General de Bahía Blanca
Pcia. de Buenos Aires - Argentina

Extractos:

Las manifestaciones de los integrantes fueron a raíz de las preguntas del fiscal y no sólo apuntaban a si tenían temor sino también a las otras circunstancias que podrían condicionar. Algunos miembros del jurado manifestaron que su decisión podrían estar influidas por el temor, algo natural en la gente cuando tiene que comprometerse con estos casos, algo similar a lo que ocurre hasta en los reconocimientos en rueda de personas y atestiguar en un juicio.

Quizás, en este tipo de delitos como el que se iba a debatir ayer sobre tráfico de estupefacientes, sientan ese temor con mayor razón por la naturaleza que implica el tráfico de estupefacientes. Este tipo de hechos permiten la denuncia anónima por el delito y todo lo que involucra. En líneas generales la gente o tiene miedo o no le gusta participar en estos casos, algo que resulta entendible porque hemos visto a fiscales que hasta han sido amenazados.


Dr. Juan Pablo Fernández
Fiscal General de Bahía Blanca - Pcia. de Buenos Aires - Argentina

Para el Fiscal General, "es entendible el temor de los miembros del jurado"
Programa Radial "Bahía Hoy" de Germán Sasso

LA BRÚJULA 24 FM 93.1
9 de mayo de 2017

7/5/17

Rosendo Rodríguez Labat (Argentina)

Nada mas inoportuno que los juicios por jurados

Rosendo Rodríguez Labat
Periodista

Extractos:

Nada mas inoportuno que los juicios por jurados. Seguramente que no hacen faltas encuestas para comprobar el generalizado rechazo de los habitantes del Chubut al proyecto creando juicios por jurados que el Poder Ejecutivo envió a la Cámara de Diputados aconsejando su rápido tratamiento.

Como se sabe, dicha iniciativa dio lugar a un interesante debate llevado a cabo en el Salón Azul de EL CHUBUT, cuyos protagonistas fueron los conocidos juristas Alfredo Pérez Galimberti y Luis López Salaberry, quienes con abundancia de citas históricas y jurisprudenciales pusieron de manifiesto una amplia versación en la materia, destacando virtudes y defectos del sistema, que concitó la atención de una nutrida concurrencia.

Sin entrar en la consideración de específicos aspectos del proyecto que ya tiene estado parlamentario, la oposición de buena parte del pueblo chubutense cabalga sobre diversos temas, pero prevalece especialmente el de la oportunidad.

Quienes se oponen están contentos en que si había un momento en que su aplicación sería un garrafal error por las consecuencias que podría producir, era precisamente el que actualmente se está viviendo en la provincia.

La inseguridad pública y el grado de impunidad de la que gozan los delincuentes supera lo imaginable. Se han llevado por delante a la Justicia a la que le han perdido temor y respeto. La magnanimidad demostrada hacia ellos en muchos casos en delitos de extrema gravedad, ha logrado que la gente le haya perdido confianza. Y eso se pone claramente de manifiesto cuando muchos hechos no se denuncian y si se denuncian omiten los nombres de los autores por temor a ser víctimas de sus venganzas.

Lo mismo ocurre frente a graves ilícitos cometidos a plena luz del día y en centros densamente poblados. Nadie quiere salir de testigo. Todos son sordos y ciegos. Esta es una realidad en el Chubut que tampoco necesita que se hagan encuestas para saberlo.

Su población, sin distingos de ninguna naturaleza, vive con el temor adherido a la piel. Si es harto sabido que no han sido pocos los vecinos de algunas localidades de la provincia que se han visto obligados a cambiar de domicilio por las amenazas recibidas por quienes habían sido objeto de denuncias por ilícitos y rápidamente fueron devueltos a la calle.

Si estas han sido las consecuenias de casos menores, no es necesario agudizar mucho el ingenio para imaginarse cual sería el comportamiento de los familiares o amigos del sujeto al que por su juicio de jurados fue condenado a prisión por tan largo tiempo. Quienes lo juzgaron vivirán con la Espada de Damocles sobre el cuello. No solamente ellos sino también su entorno. Y en el caso de las absoluciones, los vengadores estarán en el círculo íntimo de las víctimas que se consideran defraudadas. La mafia no perdona. Para ella, la vida humana no tiene ningún valor.

Desde que esa iniciativa tomó estado público, fue un tema que nunca faltó en los corrillos políticos especialmente de esta ciudad y en los últimos días, un grave hecho donde fue alevosamente asesinada una menor, cuya autoría se le adjudica a una mujer empleada de la Municipalidad de nada recomendables antecedentes, sirvió para reavivar la discusión sobre los riesgos que correrán quienes por imperio de los juicios por jurados, deban resolver hechos de esa naturaleza, de tan enorme repercusión y trascendencia. No faltó quien opinara que quienes tengan tan ingrata tarea de resolverlo, lo primero que tendrían que hacer antes de emitir el veredicto, es preparar las valijas y tener el pasaporte actualizado.

Lo que propone el Estado es peligroso desde todo punto de vista y en nada contribuirá al mejoramiento de la Justicia provincial. La única forma de mejorar esta cuestionada justicia es la constitución del Consejo de la Magistratura con profesionales idóneos y con experiencia, cuyas designaciones no respondan a intereses políticos circunstanciales sino en un definido y claro concepto de la independencia de Poderes.

Los legisladores de nuestra joven provincia han sido puestos en una encrucijada que no se puede resolver alegremente. No se trata de levantar la mano por fidelidad partidaria. Se trata de un imperativo de conciencia donde estará en juego la seguridad y la vida de los ciudadanos.

Y cuando se está frente a esos sagrados derechos humanos, no se puede actuar por impulsos emocionales sino con el raciocinio que las circunstancias aconsejan. Y ese raciocinio aconseja el rechazo de esa iniciativa. El clima de violencia imperante en la provincia es de extrema gravedad que obliga a actuar con plena responsabilidad. No dejando nada librado al azar.

Enlace: Versión On Line

Rosendo Rodríguez Labat
Periodista y colaborador de Diario El Chubut

Nada mas inoportuno que los juicios por jurados
Opinión

Diario El Chubut
7 de mayo de 2017